Posteado por: mar2009 | marzo 18, 2009

Prisioneras de nuestros días

Cuatro millones de mujeres y dos millones de menores de edad son explotados sexualmente en todo el mundo. Uno de los principales lugares de inicio, destino y tráfico de estas chicas es Camboya.

 

La fotógrafa Isabel Muñoz en su afán por enseñar y denunciar las condiciones extremas a las que son sometidas las mujeres camboyanas, ha abierto una exposición fotográfica en el Centro Conde Duque de Madrid con el título de “esclavas sexuales”. En esta exhibición, intenta mostrar las caras de niñas y mujeres inocentes que sufren abusos todos los días, intenta abrirles los ojos a las sociedades que viven de espaldas al problema como si no supieran de su existencia. Y lo consigue… la gente que visita la exposición admira realmente su trabajo y admite que las imágenes le dan qué pensar.

 

Aunque no se trata de fotografías explícitas sobre la prostitución sino de primeros planos de los rostros de las jóvenes, impactan más de lo que a primera vista parece. El guarda de seguridad que vigila la sala de exposición así lo demuestra describiendo una de las imágenes de dos chicas jóvenes: “Me gusta esta fotografía porque muestra la tristeza en las caras de esas mujeres, en sus ojos, es lo que tienen que sentir todos los días. La prostitución debería ser erradicada. No hay derecho a lo que hacen con estas chicas y lo peor de todo es que hay gente que no lo sabe. Exposiciones como ésta deberían de tener más repercusión en los grandes medios de comunicación de masas como pueden ser la radio y la prensa pero también en televisión que es vista por todos”.

 exposicion1

Pero la historia no queda en una exposición ni en su publicidad. Hay mucho más detrás. Este es un problema social que no solo debería de tener más repercusión en los medios sino que también debería generar una opinión pública que ayudara a la gente a concienciarse sobre el problema y actuar. El principal objetivo de Isabel Muñoz no es que observemos esos rostros y esa tristeza y nos demos cuenta del problema sino que actuemos en contra de esta explotación inhumana.

 

Este es uno de los grandes negocios ilegales más degradantes de la vida humana. Las cifras son abrumadoras y escalofriantes. Según UNICEF, entre un 35% de todos los trabajadores sexuales en Mae Nam Khong tienen de 12 a 17 años. Los hombres creen que tienen derecho al sexo y a comprarlo y efectivamente, lo compran. La trata de mujeres es ya el segundo negocio ilícito más productivo del mundo, por encima de la venta de armas y tras el tráfico de drogas. Pero la mayoría de las chicas se encuentran en los burdeles en contra de su voluntad. Han sido vendidas, trabajan en los prostíbulos de sus propios familiares y a veces prostituirse es su única manera para seguir con vida. Y a pesar de todo, tienen que estarles agradecidas.

 

A pesar de que hay muchos países como España en los que la prostitución y el tráfico de personas están penados por ley, la realidad más cruel es que hay un gran porcentaje de países donde la prostitución está permitida y no ponen las medidas oportunas para eliminarla.

 

AFESIP

AFESIP es una organización sin ánimo de lucro que fue creada por Somalí, una víctima de esta situación. Somalí a los 14 años fue vendida a un prostíbulo de Camboya donde sufrió hasta los 20 años indefinidos abusos. A los 20 años cuando logró escapar con ayuda de un europeo creó AFESIP para combatir el tráfico de mujeres y niños con fines de esclavitud sexual, sus causas y sus consecuencias, apoyando a las víctimas y trabajando para implementar marcos legales y sensibilidades que hicieran posible la abolición de la explotación sexual.

 

Con esta organización, Somalí ha ayudado a más de 3.000 mujeres camboyanas, vietnamitas y tailandesas a rehacer, en la medida de lo posible, sus vidas lejos de las garras de la explotación sexual. Gracias a esta organización y a muchas otras ONGs, muchas chicas son rescatadas y logran continuar con una vida nueva aunque nunca olvidan

su triste y doloroso pasado.

 

PODEMOS ACTUAR

A pesar de las cifras abrumadoras y los informes negativos, no hay que olvidar que lo peor que podemos hacer es mirar para otro lado y decir “yo no puedo hacer nada” porque está comprobado que es posible acabar con la esclavitud del siglo XXI si nos unimos para luchar y conseguir una vida digna y en libertad para todas las mujeres, niños y niñas de este mundo igual que un día se acabó para las sociedades dominantes la posesión de ese esclavo romano que el dueño podía vender, comprar, regalar o cambiar por una deuda, sin que el propio esclavo pudiera hacer nada para impedirlo porque la ley tampoco lo impedía.

 

Más información:

Información exposición

Otras noticias

Anuncios

Responses

  1. […] Cuatro millones de mujeres y dos millones de menores de edad son explotados sexualmente en todo el mundo. Uno de los principales lugares de inicio, destino y tráfico de estas chicas es Camboya. Leer más (+) […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: